oficina

  • No te fíes de tu memoria. Realiza una lista de actividades en una agenda o un planeador.
  • Fija una hora para cada labor. En el transcurso de la jornada, tacha de la lista las que vayas terminando.
  • Si manejas algún programa digital, que te pueda recordar los asuntos de tu jornada a través de alertas, mucho mejor.
  • Toma nota de las tareas imprevistas que surjan durante el día y no dejes que se te escape nada.
  • Delega en la medida de lo posible. Tu solo no vas a llevar todo, un buen lider sabe empoderar y asignar tareas a sus colaboradores.
  • Cumple tu horario. Llega temprano y sal a la hora establecida por la compañía.
  • Evita llevarte trabajo a casa o quedarte hasta tarde en la oficina, esta es una señal de falta de productividad.
  • Establece prioridades. Comienza por lo más importante aunque resulte engorroso, luego aborda las tareas menos relevantes.
  • Evita conversaciones innecesarias. Déjalas para la hora del almuerzo o de la salida.
  • Aléjate de gente tóxica, en el ámbito laboral y personal, evita relacionarte con personas manipuladoras, mentirosas o negativas ¡Están mejor fuera de tu vida!.
  • Aprende a decir “NO”, cuando no te de tiempo y asume la carga laboral que consideres que puedes cumplir.
  • Trabaja en equipo.
  • Evita las “reunionitis”. Cita a reuniones solo cuando sea estrictamente necesario y cuando las convoques, se puntual para no extenderte demasiado.
  • Evita distraerte con las redes sociales. Si se les da un manejo inadecuado pueden llevarte a perder un tiempo valioso.
  • Domina el arte del autocontrol, evita que emociones como el enojo y la ira se apoderen de ti, en especial al tratar con empleados y clientes.
  • Se empático, desarrollar la capacidad de ponerse en los zapatos de los demás nos permitirá formar vínculos más personales.
  • Mantén la curiosidad, nunca dejes de aprender cosas nuevas, aunque no tengan que ver con tu negocio.