Alta sensibilidad

Los seres humanos somos muy complejos, es my importante estudiar nuestro plano sicológico. A veces es difícil encajar un mundo con demasiados egoismos y malas intenciones.

Los sentidos de las personas con alta sensibilidad son tan vulnerables como privilegiados, pueden sentir lo que otras personas no perciben o sentirlo en una intensidad tan elevada que el mundo se muestra ante ellos, con una realidad que otros no entienden.

Hay personas que son más sensibles que otras, esto es normal, pero cuando llega a ser una persona demasiado sensible, puede no encajar en el entorno que le rodea y tal vez se sienta un poco diferente a los demás. 

Hablamos de “Alta sensibilidad” cuando una persona posee un sistema neuro-sensorial más fino, recibe mucha más información sensorial simultanea que alguien con una sensibilidad menor. Esto en muchos casos puede derivar en una saturación sensorial, en bloqueo, estrés y por último en una enfermedad.

Ser altamente sensible no es algo que tienes, es algo que eres. No es un trastorno es una patología.

Una persona es altamente sensible cuando reúne estas cuatro características, pero no puede faltar ninguna si faltara solo una no se consideraría “Altamente sensible”.

1.- La persona altamente sensible procesa toda la información recibida de manera intensa y profunda.

2.- La persona altamente sensible puede llegar a saturarse y sentirse sobreestimulada cuando procesa a la vez mucha información sensorial y emocional.

3.- La persona altamente sensible vive la vida con mucha emocionalidad, suelen tener una fuerte empatía, y se emociona con facilidad ante situaciones y sensaciones. Su manera de experimentar la felicidad, tristeza, alegría, injusticia, etc. es muy intensa.

4.- La persona altamente sensible tiene una elevada sensibilidad con los cinco sentidos, pero también con pequeñas sutilezas, como el estado emocional de las personas que tiene a su alrededor, o los cambios que se producen en su entorno.

Para que una persona se califique como PAS tiene que verse reflejada en estos cuatro puntos.

Estas personas no entienden porque les molestan ciertas cosas que a los otros les dejan totalmente indiferentes, ni entienden como a los demás no les hieren o parece que no les afectan ciertas comportamientos que a ellos si, en ocasiones puede encontrarse como un ser extraño y piense que es la única persona a quien le suceden estas cosas y es que este rasgo no está muy reconocido.

Sin embargo deben pensar que en realidad es un don, el “don de la sensibilidad”, que como está demostrado en investigación con experiencia clínica, las personas altamente sensibles han contribuido al desarrollo humano y tecnológico de la humanidad.

La buena noticia es que sufrir no hace falta, entonces se puede encauzar esa sensibilidad de tal forma que la persona pueda llegar a disfrutar de ella. La alta sensibilidad es algo que puede enriquecer la vida de muchas maneras, tanto, que se podría hablar de un “don”.

 La alta sensibilidad es un rasgo hereditario que afecta a dos de cada diez personas, hombres y mujeres por igual.

La persona altamente sensible suele tener y sentir:

  • Una gran facilidad para enamorarse
  • El umbral del dolor bastante bajo
  • Dificultad para mantener sus límites personales y para decir no.
  • Tendencias perfeccionistas
  • Dificultades con el manejo de situaciones estresantes
  • Capacidad de detectar sutilidades en el ambiente
  • Mucha empatía
  • Llamada a ayudar a los necesitados
  • Dolida por el sufrimiento ajeno.
  • Insegura y tímida.
  • Conmovida por las artes y la naturaleza
  • Afectada por luces brillantes, ruido en general, olores fuertes.
  • Abrumada por exceso de trabajo y aglomeraciones de gente.

 

 Este rasgo fue descubierto en 1995 por la psicóloga americana Elaine Aron. todavía es poco conocido.

La información y divulgación de este rasgo facilitará que sea más reconocido y por supuesto comprendido.