Cuando pensamos en el blanco, no debemos olvidar que es un color con una amplia gama de tonalidades capaces de multiplicar la luminosidad. Las salas modernas nórdicas, estilo escandinavo, tienden al gusto por el blanco, modo de vida de personas que tienen que vivir medio año sin apenas luz, se basa su decoración en la funcionalidad y sentido práctico.

La luz es muy importante en la decoración, hay que tenerla muy en cuenta, tanto la luz natural, (de las ventanas y terrazas), como la artificial, (de lámparas y apliques), es una herramienta especialmente útil, sobre todo en estancias pequeñas,

El blanco se puede combinar facilmente con cualquier estilo, es muy versátil en cualquier entorno.

Puede combinarse con colores neutros, como grises, tierra, ocres, marfil o beiges. Se puede colocar alguna pieza que de colorido sin abusar de él. Los tonos que se utilizan para romper el blanco suelen ser el marrón y el rojo.